29 sept. 2010

¿Armas de doble filo?

Espacios virtuales como Facebook, Twitter y MySpace son escenarios para que las compañías ofrezcan sus servicios y productos a sus mercados, pero también se constituyen en puertas de ingreso a sus sistemas informáticos que pueden ser aprovechados por delincuentes cibernéticos  

 

Las redes sociales se convierten en una herramienta de uso generalizado entre las firmas argentinas: el 44% de ellas las usa como medio de obtener nuevos negocios, tal como revela una nueva encuesta mundial encargada por la operadora de espacios de trabajo Regus.
Una prueba de la confianza que el mundo empresarial deposita en estos espacios es el hecho de que más de un cuarto (27%) de las empresas de todo el mundo destina una parte de su presupuesto de marketing a actividades en estos sistemas.
El 51% de las compañías organiza, conecta o gestiona grupos de clientes a través de las redes sociales. El 54% de las firmas usa las redes para encontrar información.
Se concluyó en que estos espacios se han convertido definitivamente en una herramienta empresarial de uso generalizado. Pese a que la función más habitual de estas redes sigue siendo mantener el contacto con otras personas, las empresas también las están utilizando para conquistar nuevos clientes.
La encuesta analizó las respuestas en función del tamaño de las empresas y encontró que las empresas pequeñas de todo el mundo son más proclives a usar estas redes que la media. 
Sin embargo, no son todas luces para las redes sociales. Un informe de la firma de seguridad informática McAfee afirma que los líderes empresariales en todo el mundo perciben el valor de Web 2.0 como un respaldo para la productividad y la captación de nuevas utilidades, pero todavía les preocupan bastante las amenazas de seguridad asociadas a la implementación de esta tecnología.
Si bien las organizaciones perciben el valor potencial de estas herramientas, los encargados de la toma de decisiones siguen discutiendo la posibilidad y el método para permitir a los empleados usar la tecnología en el lugar de trabajo. A medida que estas tecnologías obtienen popularidad, las organizaciones enfrentan una decisión: pueden permitirles propagarse sin control alguno, pueden bloquearlas o pueden adoptarlas junto con los beneficios que conllevan a la vez que las administran en forma segura.
Los nuevos flujos de utilidades son el impulsor más importante de la adopción de las redes sociales: tres de cuatro organizaciones informó que el uso ampliado de estas tecnologías crea nuevos flujos de utilidades, en tanto que un 40% señaló que las herramientas estimularon la productividad y optimizado las estrategias de marketing eficaces.
Las redes sociales se pueden usar con eficacia para los negocios, sin embargo, para obtener los beneficios que ofrece la Web 2.0, las organizaciones deben ser proactivas en cuanto a la comprensión y gestión de los desafíos. Esto involucra la implementación de políticas correctas y de la tecnología que puede aplicarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario